10 jun. 2010

Antecedentes

Los programas de asistencia animal no son una idea nueva; a pesar que, lamentablemente en nuestro país no han sido implementados formalmente, en muchos países éstos han sido implementados con mucho éxito en instituciones de salud y educativas.

Se sabe, que ya Hipócrates hablaba del saludable ritmo del caballo en el año 460 a.C., desde entonces hasta hoy las cosas han ido cambiando poco a poco, y en la última mitad del siglo XX, estas actividades se han ido mostrando como métodos eficaces en la ayuda de personas con afecciones, enfermedades, y minusvalías tanto físicas como psíquicas. Desde los años 60 se han realizado numerosas investigaciones sobre la influencia de los animales en la salud humana.
Desde hace mucho tiempo las personas han estado intrigadas por las complejas relaciones emotivas entre los humanos y los animales. Se han hecho muchas investigaciones para determinar las razones por las cuales estos son tan importantes para la mayoría de la población y especialmente, en la manera como afecta la salud y el bienestar de las personas. Estos estudios han demostrado los increíbles beneficios que se obtienen de estas relaciones, llegando muchas veces a cambiarle la vida a los seres que padecen de una enfermedad y/o de una discapacidad.
Se han encontrado beneficios físicos, como reducción de la presión arterial, fortalecimiento muscular, mejoras en enfermos coronarios, beneficios en los enfermos mentales, disminución del estrés, ansiedad, mejora el ánimo, y en el plano social se logra una mayor integración facilitando la interacción con otras personas y estimula el diálogo. Hay múltiples estudios científicos publicados que demuestran que las terapias asistidas por animales son una ciencia hoy en día.
Actualmente en una gran cantidad de países, se realizan programas de terapia dirigidos a un variado tipo de personas, en los cuales los animales son los elementos catalizadores de los beneficios obtenidos. Programas de visita a centros geriátricos con perros o gatos, donde las personas de edad avanzada comparten un tiempo de disfrute y convivencia con estos, consiguen mejorar sus condiciones mentales y su calidad de vida, así como una disminución de la ansiedad y depresiones, como un aumento en el bienestar y vitalidad. También se emplean a los animales para programas de terapia con personas marginadas, toxicómanos y presidiarios.
Autor: NOGUERA Carlos, NOGUERA Ely, Guerrero Indra, Dávila Gabriela

No hay comentarios:

Publicar un comentario