10 jun. 2010

Introducción

Las Actividades Asistidas Por Animales están diseñadas para aumentar la calidad de vida de los pacientes mediante la interacción entre animal-ser humano. Los animales y sus guías deben ser entrenados y seleccionados para estas actividades. Deben tener fines terapéuticos, y pueden ser aplicadas tanto por terapeutas profesionales y voluntarios. Este tipo de actividades proporciona oportunidades para motivar, educar, recrear con el objetivo primordial de mejorar la calidad de vida de las personas. Las actividades asistidas por animales consisten básicamente, en visitas amistosas en las que las personas se relacionan con las mascotas. Esta actividad puede ser compartida por muchas personas, a diferencia de un programa específico de terapia, el cual es adaptado a una persona o grupo de personas con una condición médica específica. Son intervenciones dirigidas hacia un objetivo específico como parte integral de un proceso de rehabilitación, mediante la interacción entre animal y paciente. Estos animales y sus guías deben ser entrenados, seleccionados y reunir criterios específicos. Estas actividades deben ser aplicadas por un terapeuta profesional dentro del ámbito de la práctica de su profesión. Este profesional debe fijar los objetivos, guiar la interacción entre el animal y el paciente, medir el progreso y evaluar todo el proceso. Este, no es un estilo de terapia, como las terapias de tipo cognitiva, de comportamiento, de habla, etc., en la cuales el terapeuta opera a través de su práctica personal. El animal presente, forma parte de las sesiones de terapia, y es a través de esta interacción que el terapeuta obtiene información acerca del paciente e idea actividades posteriores para obtener resultados. La presencia de animales, atenderles, jugar con ellos, recibir sus atenciones, constituyen una forma eficaz de relajación, entrega y fuente de cariño. Los animales son capaces de escuchar durante horas, sin realizar discriminaciones, ni juicios de valor.

Los efectos beneficiosos en la salud que produce la relación del hombre con los animales han sido intuitivamente aceptados desde siempre, pero es a partir de mediados de la década de los 60, cuando empiezan a efectuarse investigaciones en este campo, y del resultado de éstas, se desprende el hecho que los animales de compañía proporcionan notable alivio a las dolencias y calamidades, tanto corporales como espirituales de los seres humanos.


En este sentido nos introducimos en un campo novedoso, de alto interés para profesionales de la medicina, especialmente en el área de la psiquiatría, psicología, neurología, y en general para otros profesionales de la salud y de asistencia social, los cuales se mostrarán interesados en estudiar este tipo de actividades, que ya a nivel mundial están siendo tomadas como una ciencia.
Es de resaltar que la puesta en marcha de este tipo de programas descansa sobre bases sólidas, con antecedentes que demuestran fehacientemente que nos encontramos en una vía, que cuenta con hechos importantes a través de estudios comprobados, en países de tecnología avanzada como Estados Unidos, Alemania, Inglaterra, España, entre otros, que han tomado la iniciativa y han aportado resultados muy prometedores, ante los cuales no podemos permanecer distantes ni indiferentes.

En la actualidad un gran número de personas desconocen la influencia positiva que los animales pueden ejercer sobre la vida cotidiana de las personas con trastornos de salud. Los innumerables beneficios de esta interacción, son del todo comprobables ya que se trata de algo real y vivido por el hombre desde tiempos remotos. Se trata de concientizar y aprovechar al máximo los aspectos positivos de la relación del hombre con el animal.

Autor: NOGUERA Carlos, NOGUERA Ely, Guerrero Indra, Dávila Gabriela

No hay comentarios:

Publicar un comentario